Deficit óseo e implantes

Me han dicho que tengo poco hueso para colocar implantes. ¿Lo podemos corregir?

Son varias las causas que provocan perdida de hueso en nuestros maxilares, la mas frecuente es la que ocurre fisiológicamente tras la extracción de un diente. Tanto en el maxilar superior como en el inferior tenemos una zona de hueso (hueso alveolar) que tiene como función “sujetar” los dientes. Cuando nos extraen uno, esa parte del hueso pierde su función y se atrofia, provocando un déficit óseo. Déficit que será mayor o menor dependiendo de la localización, el tiempo trascurrido desde la extracción y de otras muchas características.

Junto a esto, en la zona posterior del maxilar superior se produce un fenómeno denominado “neumatización del seno” por el cual, tras la perdida de las piezas dentales de esta zona, el seno maxilar aumenta de tamaño provocando una disminución del hueso disponible para instalar implantes.

Además, podemos perder hueso tras un traumatismo dental , como consecuencia de la enfermedad periodontal (“ piorrea”), la fractura de la raíz de un diente, por un absceso (“flemón”) etc.

Sea cual sea la causa, podemos clasificar el déficit óseo en dos: déficit en grosor o anchura y déficit en altura. Dependiendo de la magnitud del defecto óseo, abordaremos este problema a la vez que instalamos los implantes o previamente, para en un segundo tiempo colocarlos.

Son numerosas las técnicas descritas para la corrección del déficit óseo en anchura: injertos óseos en bloque, técnica de cresta partida, ingeniaría tisular, Regeneración Ósea Guiada….., pero es esta ultima la que mas frecuentemente empleamos dado que, siendo altamente predecible en nuestras manos, es la que tiene un postoperatorio mejor para el paciente.

Paciente remitida a nuestra consulta para reponer un incisivo lateral superior que se perdió por un traumatismo. El déficit óseo que presentaba se corrigió aplicando Regeneración Ósea Guiada

 Con respecto al déficit óseo en altura, si la causa es la neumatización del seno, la técnica a emplear se denominada “elevación sinusal”; procedimiento por el que tras acceder a la cavidad sinusal, se despega meticulosamente la membrana que la tapiza y se procede a la realización de un injerto óseo. Este es un procedimiento altamente predecible y con unos resultado a largo plazo similares a los que obtenemos cuando instalamos implantes en zonas con hueso suficiente.

Esquema que muestra el procedimiento de elevación sinusal y su aplicación clínica para reponer dos molares superiores perdidos previamente.

Cuando necesitamos ganar hueso en altura en otras zonas de la boca del paciente, los procedimientos quirúrgicos ( Regeneración Ósea Guiada, Osteodistracción, injertos en bloque, lateralización del dentario inferior …) son memos predecibles y el paciente debe asumir que la ganancia que requiere puede no siempre conseguirse.Paciente que nos fue remitida hace ocho años para tratar su enfermedad periodontal  e instalar implantes de cara a realizar una rehabilitación. El resultado final fue satisfactorio tanto desde el punto de vista estético como funcional, sin embargo, la zona posterior del maxilar inferior requirió el uso de una prótesis removible dado el déficit óseo que presentaba. La paciente no estaba cómoda con esa solución y, tras consultar con otros colegas, en una cita de mantenimiento y a instancia de su dentista nos planteo el caso. Decidimos de común acuerdo intentar la aplicación de Regeneración Ósea Guiada para regenerar verticalmente el hueso que nos permitiese posteriormente instalar los implantes, con un buen resultado final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>